Cargando

De cuando las águilas fueron de acero

27 julio, 2020 | Ricardo Valdivia

Durante 1943 alrededor de 600 jugadores de la NFL se habían unido a las filas del ejército norteameicano, lo que obligó a algunos equipos a buscar vías para permanecer jugando.

Steagles
Steagles Foto: Ricardo Valdivia

Los eventos deportivos, como casi toda actividad, han sido víctimas a lo largo de la historia de algunos sucesos que han paralizado al mundo. Como sucede ahora con la pandemia de la COVID-19, sucedió similar con las dos guerras mundiales, en la que casi todos los eventos, incluyendo tres ediciones de Juegos Olímpicos, fueron suspendidos.

Precisamente durante el período en el que se inscribe la Segunda Guerra Mundial, las ligas norteamericanas vieron marcharse a Europa a muchos de sus integrantes. A tal punto llegó esto, que en la National Football League (NFL), dos conjuntos tuvieron que unirse ante la poca cantidad de efectivos en sus filas. Los Philadelphia Eagles y los Pittsburgh Steelers se fusionaron bajo el nombre de Phil-Pitt Combine, calificativo que prácticamente solo quedó en los libros de estadísticas, pues para el público y la prensa, de aquella mezcla resultaron los Steagles.

Sucedió durante 1943, por aquel entonces alrededor de 600 jugadores de la NFL se habían unido a las filas del ejército norteameicano. A pesar del estado de guerra, el entonces presidente Franklin Delano Roosevelt, se pronunció sobre la importancia del entretenimiento y el deporte, enfocando la importancia de la Major League baseball (MLB) en la moral norteamericana. En aquellos años el béisbol sobrepasaba al football en popularidad, y aunque Roosevelt no mencionó al juego de las yardas en su discurso, la NFL decidió seguir el ritmo de la MLB y continuar su torneo lo más normal que se pudiera.

Con el gran número de jóvenes marchando a defender al Tío Sam, lo que quedó para el draft de aquella ocasión no fue precisamente el tipo de jugador que se esperaba, ya que, básicamente, consistían en los descartes del ejército. Existían tres grupos de descartes: uno, aquellos hombres que eran el sustento principal de la familia o que recientemente se hubiesen convertido en padres o fuesen próximos a serlo; el otro, de los trabajadores en posiciones indispensables en la producción, como fábricas destinadas a la producción de armas o materiales de guerra, así como aquellos en la agricultura. En el tercer grupo de descartes se aglutinaban los hombres con enfermedades como úlceras crónicas, lesiones que no sanaron debidamente, defectos en las extremidades o problemas de audición y visión.

Fue precisamente de varios representantes de este último grupo que se nutrió el draft de aquel año. De aquella selección salieron hombres como Tony Bova, quien, a pesar de haber estado ciego de un ojo, y  parcialmente del otro, se convertirió en el líder receptor del nuevo equipo. Pero ahí no quedaba todo, entre los linieros ofensivos, el guard Ed Michaels era casi sordo, mientras que el center, Ray Greaves, lo era de un oído. Así, con algún que otro problema físico, debutaron varios jugadores en la NFL a practicar un deporte que, po demás, demanda mucho físicamente.

Aquí mando yo
A pesar de que los Steelers solo aportaron seis jugadores de los 22 en la nómina, y que el equipo vestía los colores de los Eagles, el headcoach de los Acereros, Walt Kiesling, no cedió en su condición de mandamás, y el conjunto tuvo en Kiesling y Greasy Neale —headcoach de los Eagles— a dos directores comandando los destinos del combo “Phi-Pitt”desde la banda. Lo mejor del caso era que estos dos personajes no eran precisamente mejores amigos, de hecho, se detestaban, aunque según se cuenta, ni los propios jugadores soportaban a Kiesling.

Walt Kiesling, headcoah de los Steelers, y Greasy Neale , de los Eagles.
Walt Kiesling, headcoah de los Steelers, y Greasy Neale , de los Eagles.

Al final, Neale se encargó de la ofensiva y Kiesling de la defensiva, un acuerdo salomónico para tener a ambos “felices” y tratar de que los Steagles tuvieran una temporada, al menos, decente.

Pero no todo era tan sencillo. Los conjuntos en sí mismos eran rivales intraestatales y muchos de sus encuentros se habían convertido literalmente en campos de batalla. Todo un esquisito panorama, una bomba de tiempo andante.

La temporada
A pesar de todo lo mal que se pudiera esperar de aquella temporada de 1943, los Steagles comenzaron con dos victorias al hilo, a pesar de que contra los New York Giants sufrieron 10 fumbles, hecho que constituye un récord en la NFL.

Estadísticas de la temporada jugada por los Steagles
Ricardo Valdivia

Al alcanzar los siete encuentro lucían un récord de 3-3-1, nada mal considerando la situación y el estado del “equipo”. No obstante con dos victorias como local —ambas en los dos únicos encuentros que celebraron en Pittsburgh—, lograron llevar su cota de victorias a cinco, lo cual los dejabó luchando por avanzar a play-offs en el último encuentro de la temporada.

Los Green Bay Packers pusieron fin al vuelo de las Águilas de Acero. Una derrota ante los Empacadores por 38-28 marcó la imposibilidad de avanzar a postemporada, lo que puso fin a su recorrido y a la fusión entre los dos conjuntos.

Último juego de la temporada de los Steagles que perdieron frente a los Packers.
Último juego de la temporada de los Steagles que perdieron frente a los Packers.
Foto: Golden Football Rankings

Mirando a atrás
La creación y participación de este equipo significó la primera temporada ganadora para los Eagles y la segunda para los Steelers. Además posibilitó que estos últimos, aun en condición tan peculiar, estuvieran presente en aquella temporada.

Sin embargo, no fue la única vez que se tuvo que recurrir a la fusión entre equipos. Al año siguiente, ante la presencia de 11 conjuntos, y con la reaparición en la liga de los Cleveland Rams, la NFL pidió que se fusionaran dos franquicias para una mejor organización. Pero no se repetiría la historia, los Steelers, ya experimentados en el tema y con carencia de jugadores en su plantilla una vez más, se fusionaron esta vez con los Chicago Cardinals ante la negativa por parte de los Eagles de renovar la asociación. A este equipo se le conoció como Carpet —que significa alfombra en inglés—, no solo por la combinación de nombres, sino porque lamentablemente, todos los rivales pasaron sobre ellos.

Para la temporada de 1945 ya la guerra había concluído y los equipos pudieron llenar sus plantillas sin mayores problemas. Aunque no fue un total éxito, el proyecto de los Steagles constituyó un esfuerzo de dos equipos por mantenerse jugando, seguir a flote, y sobre todo, jugar football hasta en los momentos más difíciles.

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.