Cargando

Piedras que rugen hacia la diana

3 diciembre, 2018 | Enio Echezábal Acosta

El curling es un tradicional deporte de invierno de estilo poco ortodoxo y curiosos movimientos

Piedras-de-curling
Piedras de curling Foto: Piedras de curling

Buscando los orígenes de la palabra curling, poco o nada pudiéramos sacar en claro. Este tradicional deporte de invierno, familia más o menos lejana de los bolos ingleses y la petanca, ha causado sensación entre aquellos que no estamos familiarizados con su estilo poco ortodoxo y curiosos movimientos.

De su aparición hay constancia al menos hasta el siglo XVI, época de la cual aún se conserva una piedra, que data de 1511. No fue hasta 109 años después que el dichoso término fue acuñado por el poeta Henry Adamson, quien lo usó en algunos de sus versos. El Kylsith Curling Club, con sede en esa homónima urbe de North Lanarkshire, Escocia, fue la primera institución que se dedicó a la práctica de la disciplina.

Entre versados, el juego se conoce como “el juego rugiente”, debido al particular sonido que producen las piedras al deslizarse sobre las mínimas gotas en estado semisólido que existen sobre la gélida superficie. No obstante, se dice que la palabrita proviene al final del verbo escocés curr, que significa producir un pequeño ruido.

Aunque en el curling primigenio las rocas se sacaban de los ríos y posteriormente eran pulidas, recibían la formada adecuada y al final eran lanzadas sobre un lago o río congelado. Con el tiempo se ha creado una suerte de industria que ha perfeccionado la fabricación de implementos y canchas de alta tecnología. Por ello se dice que si bien antaño se trataba casi todo de suerte, en la actualidad la clave está en la pericia y la estrategia de los atletas.

Entre los países en donde es más popular su práctica, Canadá lleva la delantera. Llevado a esa nación del norte de América por viajeros escoceses, allí se fundó el que a día de hoy es considerado el club deportivo más antiguo de esa parte del continente: el Royal Montreal Curling Club.

Con el paso del tiempo se expandió, lógicamente, a Estados Unidos, y también más allá, hasta Suecia y Suiza, adonde fue llevado también por hijos de las Tierras Altas. En nuestro tiempo, ya se juega en toda Europa, además de en varias ex colonias británicas como Australia, Nueva Zelanda, e igualmente ha aterrizado con éxito en Asia, en donde China, Japón y Corea del Sur son potencias.

Instalación con pistas de curling

Instalación con pistas de curling. Foto: Tomada de ufsf.com.au

Aunque el primer Campeonato del Mundo se efectuó en 1959 en las urbes escocesas de Falkirk y Edimburgo, y fue solo para hombres, ya el deporte se había convertido en olímpico para los Juegos de Chamonix 1924. Allí se coronaron los representantes de Gran Bretaña, convirtiéndose así en los primeros monarcas del curling reconocidos por el Comité Olímpico Internacional.

Sin embargo, no fue hasta Nagano 1998 que la disciplina fue oficializada totalmente como parte del programa invernal bajo los cinco aros. Antes, en Lake Placid ’32,  Calgary ’88 y Albertville ’92, había tenido la posibilidad de estar, pero solo en calidad de exhibición.

Luego de conocer un poco sobre los orígenes de este antiguo juego, sería bueno entrar de lleno en la pregunta que todos se deben estar haciendo ahora mismo: ¿cómo se juega al curling?

Pues bueno, para comenzar hay que decir que cada equipo de jugadores está integrado por cuatro miembros, quienes deberán deslizar un total de ocho piedras de granito (de 20 kilogramos cada una) sobre una superficie o corredor de hielo, cuyas medidas son de 45,5 metros de largo y 4,75 de ancho.

Al momento de realizar el lanzamiento, el jugador debe deslizarse con cuidado y precisión para enviar la roca lo más exacta posible, sin cruzar una línea roja que delimita su área de acción. En lo adelante, comienza el trabajo de los sweepers o barredores, encargados de acompañar la piedra –sin tocarla jamás– y “cepillar” la helada pista para que esta avance más, o en la dirección deseada.

Tras las rondas de lanzamientos, los puntos de cada end, o manga del partido, se dan en base a la cercanía que tengan las rocas al centro de una diana que aparece al final de la cancha. Así, la piedra que más cerca esté del punto medio del círculo vale un punto, en caso de que la siguiente sea del mismo conjunto, sumarían dos, y así seguirían adicionando sucesivamente hasta que se encuentren una roca “rival”. Si se entiende esta regla, al cierre de cada end, siempre un equipo termina con cero puntos, aunque si ninguno coloca una pieza dentro de la diana, ambos cerrarían con el mismo marcador: 0-0. Al término de una manga, el equipo que haya vencido en la anterior debe comenzar. Un partido completo se compone de 8 a 10 capítulos (sí, los ends), y se decreta como justa ganadora a la cuarteta que más unidades haya sumado a lo largo del enfrentamiento.

Como dato curiosísimo, está el hecho de que los árbitros en el curling tienen prácticamente una presencia testimonial. Al tratarse de un juego de caballeros (y como no, de damas también), son los mismos capitanes de cada equipo quienes realizan las mediciones entre la diana y las piedras, además de que los participantes están obligados a reconocer una falta cuando la cometen.

Por si lo anterior le pareciera poco, al final de cada partido, luego de estrecharse las manos mutuamente, se supone que los vencedores inviten a los derrotados a cenar o beber algo, como señal de respeto y compañerismo.

Tal es la celebridad que ha alcanzado este deporte, que en un episodio de la archiconocida serie animada Los Simpson –precisamente en el capítulo 12 de su temporada 21–, los personajes de Homero y Marge rinden honor al curling.

El capítulo, nombrado originalmente como Boy Meets Curl (Campeones olímpicos en Hispanoamérica), fue emitido el día 14 de febrero de 2010, época durante la cual se celebraban los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver. En el mismo, ambos protagonistas pretenden tener una cita romántica por San Valentín, aunque durante el proceso se apasionan tanto por este deporte que llegan a competir en las pruebas olímpicas.

Capítuilo de la serie Los Simpson en la que los personajes juegan curling

Capítuilo de la serie Los Simpson en la que los personajes juegan curling. Foto: Tomada de Internet

 

Infografía sobre el curling

 

 Infografía sobre el curling. Autor: Ricardo Valdivia

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.