Cargando

Quidditch a lo muggle

2 noviembre, 2019 | Ricardo Valdivia

Los fanáticos de Harry Potter lograron convertir el deporte más popular de los magos en una realidad con la invención y práctica del Quidditch muggle

Muggle Quidditch
Muggle Quidditch( Foto: Foto tomada de Wikipedia

Si tienes entre 20 y 40 años es altamente probable que hayas, al menos, escuchado el nombre Harry Potter. Por allá por la segunda mitad de la década del 90 se publicó el que sería el primero de siete extremadamente exitosos libros bajo la autoría de la británica J. K. Rowling. Un mundo mágico perfectamente descrito, que se sintió tan cercano y real que atrapó a millones. Desde el Callejón Diagon, Hogwarts, las escobas voladoras hasta las varitas y calderos y las criaturas fantásticas, el mundo del niño que vivió, plagó de mercancías relacionadas con este mundo a los fanáticos muggles.

Uno de los íconos de estas novelas es el quidditch, un deporte que se practica sobre escobas voladoras, y que, según los libros, goza de extrema popularidad entre las brujas y magos. Por supuesto existen disfraces, recreaciones de varitas que alumbran imitando hechizos, hasta científicos que alardean de haber creado con mil y dos artilugios de laboratorio, a lo Tony Stark, la capa de invisibilidad; pero lo que parece bastante improbable es que volemos en escobas, el principal implemento del juego de quidditch. Pues bien, esto no detuvo a dos jóvenes universitarios de Middlebury College en el estado de Vermont, Estados Unidos. Xander Manshel y Alex Benepe fueron los sesudos que en 2005 adaptaron el deporte mágico a la realidad. Comenzaron tomando al juego versionado para muggles como un pasatiempo que pronto se expandiría a todo el centro de estudios. Pero debido a su origen en el mundo salido de la imaginación de J. K. Rowling, fue cuestión de tiempo para que se propagara entre muchos otros jóvenes amantes de la saga del niño mago. Para 2007, ya se celebró el primer encuentro inter-escuelas.

Continuando con la expansión del juego, fue necesario crear un ente rector. En noviembre de 2007 se fundó la International Quidditch Association (IQA), que en un inicio se llamó Intercollegiate Quidditch. En 2008 se celebró el primer mundial al que asistieron 12 equipos. Este torneo tuvo sede en la universidad de McGill en Quebec.

Es un deporte joven  en crecimiento, según la IQA, existen entre 8 mil y 9 mil jugadores repartidos en casi 40 países donde se practica el juego de las escobas. Estiman que estos jugadores están distribuidos en 600 equipos. Nada mal para un pasatiempo que surgió hace solo 14 años.

¿A quién le paso la quaffle?
Si eres conocedor de la saga y has visto las versiones cinematográficas te harás una idea de en qué conciste la versión muggle del quidditch. Pues bien, hay siete jugadores por bando en la cancha -máximo cuatro de un mismo género para hacer al juego mucho más inclusivo- esos siete “quidditchtas” sedesglosan en un guardián, tres cazadores, dos golpeadores y un buscador. Cada jugador está identificado por una banda en su frente. Los guardianes la usan verde, los cazadores se identifican por usarlas blancas, los golpeadores, negras; y los buscadores, amarillas.

Cada posición como en casi todos los juegos con pelotas tiene funciones específicas. El guardián es el encargado de cuidar los postes coronados con unos aros que cumplen la función de portería, es aquí donde anotan los cazadores, encargados de transportar la quaffle entre ellos para enviarla a través de uno de los tres aros y sumar diez puntos para su equipo. Los golpeadores se hacen cargo de las bludgers, las cuales arrojan a los cazadores contrarios para que tengan que soltar la quaffle y sea recuperada por su equipo. Harían función mixta de defensa y ataque, pues, aunque no pueden llevar la quaffle, son vitales en la recuperación de ella para su conjunto. Por último, los buscadores, encargados de capturar la snitch, que aporta 30 puntos a su equipo y concluye el encuentro.

¿Pero qué son la quaffle, las bludgers y la snitch? Son los balones con los que se juega. En la serie de películas se puede ver que la quaffle está hecha de cuero, con tres semicircunferencias como hendiduras en su estructura. En el quidditch muggle es sustituida por un balón de voleibol el cual no se llena completamente de aire para facilitar su agarre con una sola mano. Las bludgers, que según los libros son fabricadas de hierro, en esta variante son balones de goma -tres en este caso- de 68 cm de circunferencia, que al igual que la quaffle, no se infla completamente para también facilitar su agarre. La snitch, o -snitch dorada por su coloración- que en el mundo mágico de Harry Potter es una pequeña pelotica alada del tamaño de una nuez, en la versión muggle es un jugador independiente, que no pertenece a ningún conjunto, que se viste de amarillo y que tiene colgando desde la parte posterior de su short, un calcetín con una pelota de tenis. Ese calcetín es el que debe ser desprendido por los buscadores para sumar sus 30 puntos y concluir el juego. La snitch humana al igual que su par mágico se puede perder de la cancha de juego y regresar de rato en rato. Además, es una especie de lucha libre lo que establece con los cazadores, puede lanzarlos al suelo y hasta quitarles la escoba y lanzársela lejos para mantenerse “con vida”.

Esto no es tan difícil
Si bien el juego comenzó siendo un pasatiempo, ha alcanzado nivel mundial, y por ende, la competitividad y el nivel de sus practicantes se ha visto incrementado. También es cierto que la mayoría de sus practicantes son los llamados nerds, personas que normalmente no practicarían deporte -lo cual es uno de los aspectos positivos de esta disciplina- pero no se debe pensar que es algo que se deba tomar a la ligera.

No se les ocurra pensar que este es un juego fácil, o “flojo” es básicamente rugby sobre escobas o, mejor dicho, con escobas entre las piernas. Se taclea, se golpea, se lanzan al suelo. Es un pequeño campo de batalla y en eso sí se asemeja a la versión de los magos que pudimos leer y ver más detallado en las escenas correspondientes a su práctica en los filmes del niño mago.

Pues bien, ya sabes, si eres amante de la saga de libros de J. K. Rowling y siempre soñaste con practicar quidditch, ya no tienes pretexto para no hacerlo. Es un juego que está en crecimiento y puedes darte algunos trastazos con tus amigos tratando de luchar la quaffle. La pregunta es… ¿quién va a ser la snitch?

Infografía Quidditch Muggle
Diseño: Ricardo Valdivia / Fuentes: IQA, YouTube, Quidditch a través de los tiempos, Reddit, wikiHow y howartsla.com

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.