Cargando

Super Bowl I: inicio de una tradición

15 enero, 2020 | Ricardo Valdivia

Dicen que para los norteamericanos, el béisbol es el deporte nacional y el football una religión. Un deporte que encontró en el Super Bowl su cúspide como espectáculo y como boleto para abrirse paso en el mundo

Super Bowl I, 15 de enero de 1967, entre los Chiefs y los Packers
Super Bowl I, 15 de enero de 1967, entre los Chiefs y los Packers Foto: Foto original tomada de Peta Pixel

Los estadounidenses han tenido más de un par de invenciones útiles: el rollo de papel higiénico, la bombilla, el mouse, hasta los iPods. En lo que se refiere a deportes, también han hecho lo suyo, ¡y vaya si han heho! El baloncesto, el voleibol y el snowboarding son prueba de ello. Ahora, cuando se refiere a evolucionar deportes foráneos, son genios: tomaron al cricket y lo convirtieron en una maravilla llamada béisbol, y al rugby —bueno, ahí hay que quitarse el sombrero, ofrecer una reverencia y agradecer a Dios— lo convortieron (tomando también algunos aspectos del fútbol asociación) en una obra de arte a la que llamaron football, football americano.

Se dice que fue Walter Camp quien, durante el siglo XIX,  modificó las reglas, introdujo la línea de scrimmage y los downs es considerado el padre de este deporte. Con la llegado del nuevo siglo surgieron otras reglas como el pase adelantado, que se convirtió en una identidad de este juego. La popularidad del football comenzó principalmente a nivel universitario. El que se considera como el primer juego universitario, fue protagonizado en 1869 por las almas mater de Rutgers y Princeton. Rutgers resultó vencedor, pero su contrincante tomaría venganza como local una semana después.

El año 1905 fue un punto de giro, debido a la violencia del juego, muchas universidades habían prohibo su práctica. Fue durante este año que se registró la mayor cantidad de fallecidos en Estados Unidos a causa del football, 19, para ser exactos, sin contar a aquellos que sufrieron lesiones graves. El 28 de diciembre se reunieron en Nueva York 62 escuelas para discutir cambios en las reglas del juego, y así, continuar su progreso y libre expansión por todo el territorio norteño. De esta reunión surgió una organización a la que luego se llamaría National Collegiate Athletic Association, la NCAA.

A nivel profesional, el mayor suceso fue la creación de la American Professional Footbal Association, organización que devendría en la National Football League, la conocida NFL, dos años después. Como NFL esta organización se convirtió en la liga profesional de más influencia en el football y la más lucrativa. En 1960 surgió una competencia para la establecida NFL, la American Football League (AFL). Al inicio no pensaron que fuese a ganar fuerzas, sin embargo, la nueva liga fue tomando terreno, creando equipos en importantes ciudades y sumando jugadores de renombre.

En 1966, ambas ligas acordaron fusionarse con dos conferencias, la Americana y la Nacional, aunque no sería hasta 1970 que se fusionarían por completo bajo el nombre de la NFL. Los campeones de ambas conferencias se enfrentarían en un evento llamado Super Bowl (Súper Tazón). Sin saberlo quizás, habían creado un juego que se convertiría en un hecho que paralizaría a la nación norteamericana y, años después, a una buena porción de la población mundial.

Aquella primera final a la que los medios llamaron Super Bowl (SB) extraoficialmente —que se nombró en aquel entonces Primer Juego por el Campeonato del Mundo de la AFL vs NFL—, tuvo lugar el 15 de enero de 1967 en el  Los Angeles Memorial Coliseum. Los dos equipos contendientes fueron los Kansas City Chiefs por la AFL, y los Green Bay Packers por la NFL. Los Chiefs llegaron al encuentro con marca de 11-2-1. Aquel equipo de Kansas poseía una letal ofensiva que lideró la AFL en puntos totales. Entre sus principales piezas contaba con el quarterback (QB) Len Dawson, autor de 26 touchdowns (TD) en esa temporada, el trío de running backs liderados por Mike Garrett que completaban Bert Coan y Curtis McClinton. Corredores que sumaron 1862 yardas y estuvieron incluídos en el top 10 de mejores RB de la AFL en esa campaña. Para completar la ofensiva estaba el wide receiver Otis Taylor, quien contaba con 1297 yardas y 8 TD.

Bart Starr, QB de los Packers
Bart Starr, QB de los Packers. Foto: De10

Por la NFL llegaron unos Packers dirigidos por Vince Lombardi. Con Bart Starr como QB y MVP seleccionado de la NFL. Los Empacadores contaban con un equipo más sólido. Una línea ofensiva practicamente infranqueable, encabezada por los guardias ofensivos Jerry Kramer y Fuzzy Thurston. Un peligroso duo de receptores en Boyd Dowler y Carroll Dale, mientras que el fullback Jim Taylor, fue el líder del ataque terrestre con 705 yardas y 331 más por recepciones. Además de esta ofensiva, contaban con un equipo defensivo de lujo, con hombres como el linebacker Ray Nitschke y los backs defensivos Herb Adderley y Willie Wood.

La primera mitad concluyó bastante cerrada, con marcador 14-10 favorable a los dirigidos por Lombardi. El espectáculo del medio tiempo estuvo a cargo del trompetista Al Hirt y las bandas de las Unversidades de Arizona y la Estatal de Grambling. La segunda mitad fue completamente para los Packers que no pararon hasta alcanzar la cota de 35 puntos, convirtiendo aquel primer SB en una masacre para los campeones de la AFL.

Box Score del SB I, del 15 de enero de 1967
Foto original tomada de Posta / Diseño: Ricardo Valdivia
Max McGee, wide reciver de los Packers y figura decisiva durante el partido
Max McGee, wide reciver de los Packers y figura decisiva durante el partido. Foto: AP Photo/NFL Photos

Un sorprendente héroe del encuentro, además del QB de los de Green Bay quien sería nombrado MVP del SB, fue Max McGee, receptor que entró como suplente tras la lesión de Boyd Dawler. McGee solo había sumado cinco recepciones durante toda la temporada, y en este juego, siete fueron las ocasiones que completó el pase proveniente de Bart Starr, con dos touchdowns a su cuenta.

Más allá del abultado marcador, este primer SB fue el inicio de una tradición que perdura hasta hoy y que aumenta su alcance por años. El espectáculo de medio tiempo, la rivalidad entre las ahora conferencias Americana y Nacional, ambas fusionadas en una sola liga, la NFL; y la popularidad extrema del football americano en Estados Unidos y su expansión al resto del mundo, es en gran medida por el partido que define al campeón de esa maravilla que en el siglo XIX decidieron llamar football.

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.