Cargando

¡Adiós, Diego!

26 noviembre, 2020 | Alexander García Milián

Ayer, 25 de noviembre el mundo del fútbol perdió a una de sus grandes leyendas, y Argentina a un D10S

La muerte de Maradona deja un gran vacío en todo el mundo del fútbol.
La muerte de Maradona deja un gran vacío en todo el mundo del fútbol. Foto: Tomada de Gestión

En la noche de Buenos Aires, en la noche de Buenos Aires y en sus arrabales, en lo más profundo de la geografía de Buenos Aires, en el barrio de La Boca, en La Bombonera, en el mítico estadio, dentro del mítico barrio, en la mítica ciudad de Buenos Aires, ahí, solo se ve una luz que alumbra hacia una parte de las gradas, allí, donde brilla la luz dentro de la noche, ahí se sentaba Maradona y entonces de pensar que en lo adelante estará vacío, de solo pensar, un nudo comienza a apretar bien fuerte en la garganta.

Maradona murió y la noticia toca a todos, Maradona, La Bombonera, Boca Juniors, River, el Barça, Nápoles, Argentina, Perón y Evita, Gardel, Víctor Hugo Morales y El día que Maradona conoció a Gardel, el sombrero de Gardel, el pelo engominado de Carlos Gardel, Mi Buenos Aires querido y la melena suelta de Diego, todo nos da un cuadro perfecto, el cuadro del espíritu argentino, de ese espíritu del gaucho, del Martín Fierro y El Matadero, de Mitre y Sarmiento, de Roberto Arlt, de Borges entre Isidro Parodi y Beatriz Viterbo.

En ese universo, en sus historias enrevesadas, historias de milongas, de mates y de fútbol, de mucho fútbol, ahí la figura de Diego Armando Maradona irrumpe como un Dios, no es la mano de Dios, es Dios mismo tocándolo todo con el pelo ensortijado y la cara de niño pícaro que siempre mostró.


Otra vez regresan las imágenes de Buenos Aires, la Calle Corrientes, la Avenida de Mayo con la Plaza y la Casa Rosada con cientos de carteles: ¡Te amo Diego!, ¡eres eterno! El presidente Alberto Fernández anuncia que será velado en la sede del gobierno, no podía ser diferente, no, hasta el mismo Gary Lineker, el goleador inglés que sufrió de por vida aquella derrota en México ´86, hasta Lineker se despidió con reverencia de Diego: “… Se ha ido el mejor de mi generación…”, aseveró Lineker.

Todos dicen algo: el presidente de Francia, Enmanuel Macron, Leonel Messi y Cristiano Ronaldo; es que Maradona es un símbolo del fútbol en el planeta, en cualquier lado, en Japón, en España, en México, en todas partes su estampa quijotesca caló bien hondo.

Si hay algo que ha signado a la cultura argentina en los últimos cuarenta años, ese algo es la personalidad de Maradona. Su personalidad con luces y sombras, con las drogas, con sus palabrotas salidas de tono, con sus toques medio vulgares, con su agudo sentido del humor, con su fina ironía, sus estrategias, su fe inquebrantable en la selección y en Messi; el Mundial del ´86, el gol, el pase a Caniggia en el Mundial del ´90 para definir ante Brasil. Antes el periodo culé, su bronca tremenda contra el Athletic Club en aquella final de Copa en 1984, su llegada a San Paolo siendo aplaudido por casi 70 mil almas; luego otra vez el Mundial del ´90 y su presión al público italiano minutos antes de los penales contra la escuadra azurra, ya Diego era el rey del fútbol, el genio…

“… He visto a Maradona, he visto a Maradona y enamorado estoy…”, así versa una estrofa de la mítica canción que los tifosis napolitanos tarareaban cada vez que el 10 pisaba la cancha.

En el sur de Italia, Diego erigió su templo, hoy está ahí, a las horas de conocerse de la noticia de su muerte, el club decide cambiarle el nombre al estadio en su honor, el San Paolo no será San Paolo, será Diego Armando Maradona: ¡sublime!

Más allá de las drogas, del Mundial del 94 y su abrupta salida, más allá de sus recaídas y escándalos, de sus broncas con la AFA y Julio Grondona, más allá de eso, Maradona es un ícono, vivió su vida como una película, La mano de Dios, El Diego de la gente. Si hay un altar sagrado en la Argentina él está ahí, grande e inmenso como siempre.

Hoy llora Pelé, llora Riquelme, llora América Latina. Diego Armando Maradona se fue, y como han dicho por ahí, solo nos resta decirle: ¡buen viaje, Pibe!

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.