Cargando

NBA: Lakers

14 octubre, 2020 | Julio César Valdera

Los Lakers se hicieron con el anillo de campeonato en una atípica temporada e igualaron a los Celtics como máximos ganadores de títulos en la historia de la NBA

Los Lakers consiguieron el anillo de campeonato de la temporada 2020 de la NBA. Foto: Score Magazine

Contundencia. Entre las muchas cosas que pueden decirse del sexto partido de la gran finalnal de la NBA, que redundó en una espectacular victoria de Los Angeles Lakers; lo que ubica a este conjunto en el más alto escaño de la estelaridad basquetbolística es lo contundente de su actuación. Ni siquiera el juego que Miami Heat les sacó del congelador el viernes los hizo perder el enfoque. Asimilaron el golpe, lo superaron y salieron este domingo como si no hubiera mañana.

¡Y vaya que no lo hubo! En la primera mitad los angelinos anularon a sus contrarios y se fueron al descanso con ventaja de 28 puntos (64 – 36). El esfuerzo de hace dos días le pasó factura a los floridanos, y los Lakers no los perdonaron, dejando que apenas Bam Adebayo superara las dos decenas de puntos anotados (25). El resto, Jimmy Butler incluido, no pudo superar la docena, como no pudieron tampoco parar el tren californiano liderado por un LeBron James, sencillamente genial.

El Rey firmó su onceno triple doble en finales de la NBA (28 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias) y estuvo secundado magistralmente por Anthony Davis, quien además de sus 19 puntos, volvió a proteger el juego de James desde la defensa, culminando una actuación con categoría de superestrella en estos play-offs. El reaparecido Rajon Rondo, con 19 cartones; y Kentavius Caldwell Pope, con 17, fueron los otros elementos que tiraron del carro angelino.

Colectivamente, los Lakers retomaron la ofensiva desde la larga distancia (35 intentos, 11 convertidos, 31.4 % efectividad), estrategia que tan buenos réditos le dio en los juegos iniciales de esta etapa. No obstante, ante el bajo nivel mostrado por Miami, avanzaron sobre la zona pintada, la que controlaron con autoridad, marcando para un 48.3% de efectividad en los tiros de campo (43 convertidos en 89 intentos), lo que a la postre terminó definiendo el partido.

Miami salió a dar la cara en la segunda mitad, la que logró ganar 57 – 42, pero aun así, sólo pudo rebajar 15 puntos a la diferencia de la primera parte. Echaron el resto y más, pero estando tan disminuidas las capacidades ofensivas del equipo, particularmente Butler, se hubiera necesitado un auténtico milagro en la burbuja para que pudieran forzar el juego 7.

Los Lakers alcanzaron así su décimo séptima corona. Fue una larga espera de 10 años, y una victoria en una temporada de especial significación, por haber significado la del último adiós para esa gran estrella angelina que fue Kobe Bryant. A la “Mamba Negra” le dedicaron el triunfo con emotivas expresiones al momento de recibir el ansiado trofeo.

En cuanto a LeBron James, su actuación es incalificable, de tan excelsa. Con promedio de 29,8 puntos, 11,8 rebotes y 8,5 asistencias por partido en esta gran final; fue el líder indiscutible e indiscutido, y sólo compartió los focos de atención con un inmenso Jimmy Butler y con su fenomenal contrapunto Anthony Davis. James fue declarado, con toda justicia, Jugador Más Valioso de la serie de campeonato, galardón que gana por cuarta vez, convirtiéndose en el primer jugador que lo hace con tres equipos diferentes, en su cuarta victoria de NBA.

Aunque ya la historia ubicó a James entre lo más selecto, este sigue subiéndole el listón a las futuras generaciones de estrellas. No hay límites a la grandeza, y el rey es la prueba.

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.