Cargando

Cuando hay ganas no existen los pretextos

6 agosto, 2020 | Alejandro David Besada Basabe

Entrevista a Rolando Bello Rodríguez, atleta de para-bádminton cuyo notable desempeño le ha valido logros en el plano nacional e internacional. Fundador del proyecto de Para Atletas Cubanos

Rolando Bello Rodríguez
Rolando Bello Rodríguez. Foto: Cortesía del entrevistado

A los once años Rolando Bello Rodríguez comenzó a padecer de Paraparesia Espástica Progresiva, enfermedad hereditaria que causa debilidad creciente, con espasmos musculares, en las articulaciones inferiores. Sus piernas no volverían a ser las mismas; él no volvería a ser el mismo.

En 2014, a los 26, decidió practicar Para-bádminton sin sospechar qué caminos lo llevaría a recorrer. Hoy se encuentra en la élite, no solo de Cuba, sino del continente americano. Ha vencido en batallas a las que aquel niño de Cienfuegos nunca imagino llegar.

El deporte tiene mucho de superación, de trabajo y esfuerzo, más que de simple talento o aptitudes físicas, pienso yo. Se trata de imponerse a las limitaciones de tu propio cuerpo y también a los obstáculos de la vida.

La Paraparesia puede provocar calambres y espasmos en las piernas, haciendo los movimientos de estas más rígidos; tropiezos por la tendencia a doblar los pies hacia adentro; incluso puede afectar los brazos y otras zonas del cuerpo. Rolando, por su parte, ha perdido la elasticidad en las piernas, presenta una diferencia de tres centímetros de altura entre ambos lados de la cadera y la predisposición a meter el pie derecho hacia adentro, por lo cual tiende a cojear.

Este padecimiento afectó sus inicios en el deporte. “Apenas tenía seis años cuando comencé a practicar la natación en la escuela ʻEduardo García Delgado’, en Cienfuegos. Me mantuve durante cinco años hasta que surge la enfermedad”.

Iniciaron los análisis e ingresos en varios hospitales de la capital para realizar los tratamientos. Tras ser diagnosticado y regresar a casa, se reincorporó a las piscinas, pero Rolando ya no se sentía igual. Por ello dejó de entrenar.

Los siguientes años se dedicó a los estudios y a la informática. Durante casi una década su pasión por el deporte estuvo aletargada, hasta que, en 2008, despertó.

“Mi primer para-deporte llegó en el 2008, cuando un gran amigo me preguntó si me gustaría entrenar voleibol sentado. No dudé en responder que claro. Días más tarde me presenta al entrenador Michael Verges Alonso de dicha disciplina; nos pusimos de acuerdo y comenzamos los entrenamientos”.

Durante seis años de práctica obtuvo una medalla de plata en la Paralimpiada del Deporte Cubano de 2009 y varias Copas “Ramón Navarro In Memorian”. No obstante, el vóley sentado solo sería el preludio de sus triunfos.

Para 2014, Rolando Bello trabajaba como informático en el INDER Provincial de Cienfuegos. Una tarde levantó la vista de la pantalla y las estadísticas —de las que siempre ha gustado—, al asomarse por la ventana vio entrenar a quienes serían sus compañeros del equipo nacional de para-bádminton, Edimir Figueredo y Yasmani Palmero.

“Los vi allá abajo y fui a practicar con ellos. Les pedí prestada una raqueta y el entrenador —José Rodríguez Ferrón— comenzó a lanzar. Cuando golpeo varios volantes dice, en forma jarana: ʻEse muchacho tiene talento’”.

Esa frase bastó para motivarle a continuar la que sería su gran pasión. Poco tiempo después, participó en el I Festival Nacional de para-bádminton, en Mayabeque, donde obtuvo el segundo lugar.

Pasados unos meses, tuvo una de sus más importantes experiencias. “El III Panamericano de Para-bádminton Championship, en La Habana, fue mi primera intervención internacional. Es sorprendente poder estar en lugares y con jugadores que antes solo veías en el televisor. Representar a Cuba y a nuestro deporte en un torneo internacional resulta inolvidable”. Allí ganó sus primeras medallas internacionales, dos bronces, en single y dobles.

Tras este gran (re) inicio de carrera, Rolando vio como su entrenador era asignado a otro cargo. Con menos de un año en la disciplina había quedado sin guía, algo bien difícil tanto en la táctica como en la práctica del deporte. Donde algunos habrían decaído en su rendimiento o ganas, este para-atleta encontró voluntad para continuar e, inesperadamente, beneficios.

“Comencé a buscar motivación con atletas y entrenadores escolares, juveniles y del Equipo Nacional que entrenan en Cienfuegos. Esto trajo sus frutos pues conocí otros estilos de juego y recibí consejos de distintos practicantes”.

Dicha situación le permitió jugar con muchos de aquellos deportistas y para-deportistas, por lo general antes de que comenzaran sus respectivos entrenamientos. Luego, Rolando se enfrentaba en singular partido a una de sus más entrañables amigas de aquellos tiempos: “la pared”, con la que competía al menos dos horas cada día.

Rolando (a la derecha) junto a los miembros de su familia.
Rolando (a la derecha) junto a miembros de su familia. Foto: Cortesía del entrevistado

Esas batallas contra los pronósticos, no hubieran sido posibles sin el apoyo de los seres queridos. En los momentos difíciles el primer escalón es la familia; sus padres Martha y Marcelo, su hermano Lester y su novia Yarieslix González.

Pero también ha formado otra gran familia en el deporte, entre atletas y preparadores del más alto nivel. Destacan Roeldis Beltrán, rival nacional y hermano fuera de las canchas; Raúl Anguiano, pentacampeón Para-panamericano de para-bádminton y Osleni Guerrero, la máxima figura del Bádminton cubano, “mi ídolo, aunque él no lo sabe”.

“Siempre están pendientes de mi carrera: preparación, dieta, eventos, etc. Me animan a que siga superándome y esforzándome en aquello que más me apasiona. Muchos me aconsejan por sus experiencias competitivas o, en el caso de Roeldis, me llevan superarme con la rivalidad”.

El Rolando de once años (pre-enfermedad) recorrió caminos un tanto intrincados para llegar, en 2016, al Rolando campeón de Cuba, con una carrera internacional en pleno ascenso. El transcurso fue, en ocasiones, desolador e incierto. Otras veces, la ruta se reveló por meras coincidencias, fruto del azar.

Sin importar la línea de salida y los obstáculos tras ella, ese año, 2016, Rolando Bello Rodríguez llegó a lo más alto de su carrera (hasta la fecha): el IV Panamericano de Para-bádminton Championship, en Medellín, Colombia.

Rolando durante el IV Panamericano de Para-bádminton Championship, en Medellín, Colombia, 2016
Rolando durante el IV Panamericano de Para-bádminton Championship, en Medellín, Colombia, 2016. Foto: Cortesía del entrevistado

“Mi mejor evento hasta el momento. Gané dos medallas de oro, una en el single y otra en dobles masculinos. Me convertí en el primer atleta cubano en lograr tal hazaña en campeonatos de la especialidad”.

Para dichos eventos, este para-deportista lleva la preparación más allá de las canchas; al terreno de los números y las estadísticas. “Me gusta mirar el nivel de mis rivales y su desempeño en el terreno. Debido al poco fogueo competitivo, en ocasiones me encuentro en inferioridad con respecto a otros atletas. Por esto, saco mis conclusiones de los posibles lugares que pueda obtener”.

Rolando junto a su entrenador y su comañera de doble mixto, Laura Llanes, en Lima, Perú
Rolando junto a su entrenador y su compañera de doble mixto, Laura Llanes, en Lima, Perú. Foto: Cortesía del entrevistado

No obstante, las cifras y los desempeños no lo son todo. Como siempre, las medallas se definen en los terrenos. Así ocurrió en los VI Juegos Para-panamericanos Lima 2019, donde, Rolando y su entrenador preveían ganar un solo partido en la competencia de dobles mixtos. Entonces serían ellos los sorprendidos al ganar tres de cuatro para llevarse la medalla de plata, junto al bronce del single.

“Estos eventos traen muchas experiencias. En lo deportivo, ves la mejoría de tus oponentes y de ti mismo, ganas en confianza y conocimiento sobre el ámbito. En lo personal, se ha creado una familia muy unida, donde no solo se habla de deporte sino también de la vida personal”.

🥈Rolando Bello & Laura Llanes🇨🇺 – XD SL3-SU5#panambadminton #Lima2019 #parabadminton #LetsAllPlay

Posted by Badminton Pan Am on Tuesday, September 3, 2019

Para Rolando Bello Rodríguez “cuando hay ganas no existen pretextos. Vivo para el deporte y no hay forma de sacarlo de mi cabeza. Muchas son mis aspiraciones y siempre intento alcanzarlas”.  

Rolando Bello Rodríguez, atleta de para-bádminton
Datos y fotos: Cortesía de Rolando Bello / Diseño: Dary Steyners

Entre sus mayores pretensiones están integrar a otras personas discapacitadas al movimiento deportivo y dar mayor visibilidad a este sector. Por ello, a principios de mayo creó el proyecto Para Atletas Cubanos, el cual promueve, en estos inicios, a través de las redes sociales.

“Era una idea que venía ʻcocinando’ tiempo atrás. A raíz de una entrevista para la televisión cubana, cuyo objetivo era ver qué actividades realizaban los para-atletas durante la cuarentena, vino el impulso para hacer una página o grupo que hable sobre los para-deportistas cubanos y del mundo”.

El proyecto está centrado en las personas con discapacidad: contribuir a su inserción social, apoyar la búsqueda de aquellos con potencial deportivo que pueda ser desarrollado y crear una red de apoyo nacional para ellos. A la par buscan mostrar los logros de estos practicantes e interactuar con grupos de para-atletas de otros países.

Fuera de las redes sociales, la joven idea comienza a desarrollarse en Cienfuegos a través de un pequeño grupo de atletas y directivos de la Asociación Cubana de Personas con Discapacidad Físico-Motores (ACLIFIM), quienes han intercambiado con glorias deportivas, atletas y asociados de la provincia; experiencias que piensan llevar al resto del país.

Miembros del proyecto Para Atletas Cubanos

“En relación con el tiempo que llevamos de creados, hemos producido un gran impacto pues vamos logrando que cada uno se sienta identificado a través de historias personales, de superación o deportivas y pierdan esa pena que, en su momento, tenemos las personas con alguna discapacidad al integrarnos a la sociedad”.

En la actualidad, gestionar las cinco redes sociales del proyecto se presenta como un reto, en gran parte por el gasto de administrarlas solo por datos móviles. Por ello, aspiran a contar con el equipo y presupuesto necesario para realizar estas tareas.

Sin embargo, sus mayores retos están en hacerse de espacios en la televisión cubana. “Queremos que al menos una noticia nacional y otra internacional logren difundirse en el Noticiero Nacional Deportivo por Tele Rebelde. Mirando un poco más alto, buscaremos crear un espacio televisivo para hablar de para-deportistas, entrenadores, glorias y figuras relevantes del Movimiento Paralímpico Cubano.”

Rolando Bello Rodríguez no se conforma con cumplir sueños en las canchas. Junto a sus próximos retos en los terrenos de juego, van otros en el terreno de la vida. Ahora, se impone llevar su amor por el deporte a personas discapacitadas de diferentes lugares.

Para Atletas Cubanos no es solo su sueño, sino también de buena parte de la comunidad para-deportiva. Una plataforma de apoyo a discapacitados para los que rendirse a los retos de la vida no es una opción.

Redes sociales del proyecto
Facebook / Twitter
Instagram / Telegram 
Youtube / Gmail

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.