Cargando

Touchdown cubano en Rusia

31 julio, 2020 | Victor Kevin Almeida Rodríguez

Edson Alejandro González Cabrera es un cubano que juega football americano en una de las ligas de Rusia, específicamente en el equipo MUT- Sankt-Peterburg

Edson Alejandro González Cabrera, jugador de football americano en Rusia
Edson Alejandro González Cabrera, jugador de football americano en Rusia. Foto: Score Magazine

Cuando era niño practiqué todo tipo de deportes, desde los más tradicionales como la pelota, el fútbol, el boxeo, el atletismo, hasta los deportes de barrio como la quimbumbia, las cuatro esquinas, o las bolas.

Lo más cerca que estuve de entrenar football americano fue cuando llovía mucho y el patio de mi amigo se llenaba de fango, cogíamos un coco, a falta de una pelota, y nos revolcábamos allí durante horas, dándonos golpes como si no hubiese un mañana, o nuestros padres no tuviesen que lavar la ropa. El objetivo de aquel juego era sencillo, no perder la bola, o el coco en aquel caso.

Nunca me pasó por la cabeza que algún cubano pudiese establecerse en el football americano de manera íntegra, más que nada por la poca divulgación de este deporte en el territorio antillano. Años después, supe que no era así, que hay cubanos que viven para él, lo practican e incluso lo juegan en otros países del mundo, expandiendo el nombre de esta Isla más allá de estas fronteras.

Tal es el caso de Edson Alejandro González Cabrera, nacido el 13 de septiembre de 1990 en Cienfuegos (185 cm de estatura y 100 kg de peso) y que ahora entrena football americano en Rusia, específicamente en el equipo MUT- Sankt-Peterburg.

Edson viene de una familia deportiva, su abuela era corredora de 100 metros con vallas, su madre practicaba atletismo, su abuelo era entrenador de pelota, su padre balonmanista y sus tíos eran luchadores.

“Desde niño estuve ligado al deporte. Primero fue el baloncesto y después, como casi todos vino el judo, el boxeo, entre otros. Siempre quería entrenar algo nuevo, tanto así que pasé hasta por tiro con arco”.

Comenta que estando en Cuba nunca ejercitó el football. “No lo entendía. Me gustaba por los videos y high lights que veía de la NFL, pero como no tenía a nadie que me explicara las reglas pasó desapercibido”.

Su oportunidad para comenzar a entrenar le llegó en 2015 cuando, viviendo en Rusia, a través de su esposa, conoce a un funcionario del equipo de la ciudad en que vivían. “Mediante esa persona me hicieron una prueba que consistía en correr, saltar, planchas, abdominales entre otras habilidades, y tuve la suerte de integrar el equipo ese año”.

¿Cómo fueron los inicios en el football americano?
“Al principio me chocó un poco el clima. El primer entrenamiento fue al aire libre, estábamos a -20 grados Celsius y me costó un poco asimilarlo. Tuve la dicha de adaptarme bastante rápido en cuestión de estrategias y tácticas, y ya para los primeros desafíos de mi equipo inicial, Arkhagelsk Woodcutters, luego de tres meses, era titular.

“Los Woodcutters no son de los mejores equipos del país, pero en la zona norte de Rusia, donde nos desempeñábamos, éramos buenos”.

Al salir de su primer elenco, Edson decide ir en 2017 a una de las tres mejores escuadras rusas, San Petresburgo Griffin. “Pertenecer a este equipo me dio el estatus que tengo hoy día, a pesar que tuve un solo partido oficial porque entré a final de temporada y no estaba registrado. Luego tuve problemas de salud y no pude tener acción competitiva esa campaña”.

Edson (segundo de izquierda a derecha) junto al resto del equipo.
Edson (segundo de izquierda a derecha) junto al resto del equipo. Foto: Tomada del perfil de Instagram del entrevistado.

En 2019 recae en el equipo de la Universidad Tecnológica de San Petersburgo, MUT-Santk Petersburg, donde radica actualmente. “Aquí juego como centro defensa y defensa de línea. Somos un equipo joven, pues hay varios muchachos que son prospectos aquí en el país.

“Mi trayectoria ha hecho que sea contactado por equipos de Bélgica, Italia, Alemania, Hungría, Turquía, y España. Esta temporada mi desempeño será clave para escoger una decisión con respecto a mi futuro. También tengo la posibilidad de regresar a los San Petersburgo Griffin, que ahora son parte de la liga de Finlandia, una de las más fuertes de Europa”.

¿Cómo es el sistema competitivo de Rusia?
“Aquí existen varias ligas, pero las dos más importantes son la Liga Oficial Europea del Este y la Liga de la Tierra Negra”. Los equipos con menos posibilidades juegan 9 x 9, mientras que los de más nivel un 11 x11. Hay mucha variedad de copas, pues las franquicias buscan competir lo suficiente como para probar estrategias y jugadores nuevos”.

Comenta González Cabrera que nunca tuvo la idea de practicar este deporte en Cuba: “Quería tener una pelota de fútbol americano, por curiosidad, pero no fue algo de tanta importancia.

“Tengo la esperanza de que en Cuba se propague el amor por el football americano. A pesar de que es un deporte caro, creo que hay talento y se puede comenzar a gestar un movimiento, comenzando por los jugadores de flag football, para aumentar la popularidad y su práctica”, declaró el jugador de 29 años.

El sueño de Edson es ver cubanos jugando tanto fuera como dentro de Cuba, que los niños y jóvenes disfruten de él como lo hacen actualmente con el fútbol o el béisbol. Para ello es necesario y prácticamente obligatorio el trabajo en la base, y así logar rescatar una afición que, en algún momento era amplia, y viene extendiéndose en los últimos años.

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.