Cargando

Maratón de Londres: de un bar al mundo

6 octubre, 2020 | Victor Kevin Almeida Rodríguez

La edición 40 de la Maratón de Londres transcurrió este 4 de octubre de 2020, donde, lejos de cualquier pronóstico, Eliud Kipchoge, vio cortada su racha de 12 maratones sin perder, pues cruzó la meta en la octava posición

Maratón de Londres en su edición 40. Foto: Score Magazine

La edición 40 de la prestigiosa maratón de Londres, Reino Unido, transcurrió este 4 de octubre de 2020. A pesar de las afectaciones generadas por la crisis sanitaria mundial a causa de la COVID-19, una de las grandes carreras del mundo reunió a miles de atletas dispuestos a vencer sus propias barreras.

Lejos de cualquier pronóstico, el máximo favorito y cuatro veces ganador del circuito londinense, el kenyano Eliud Kipchoge, vio cortada su racha de 12 maratones sin perder, pues cruzó la meta en la octava posición, a unos pocos segundos del eventual campeón, el etíope Shura Kitata.

El etíope Shura Kitata gana la edición 40 de la Maratón de Londres. Foto: Mraca
El etíope Shura Kitata gana la edición 40 de la Maratón de Londres. Foto: Mraca

En 40 años de erigido, el London Marathon ha sido escenario de grandes corredores, hazañas emocionantes y ha sentado las bases para el acercamiento de las personas a la actividad física, líneas plasmadas incluso antes de su creación por Chris Brasher y John Disley.

En el año 1978, John Disley, medallista de bronce olímpico en los 3000 metros con obstáculos de Helsinki, Finlandia 1952, y Chris Brasher, campeón olímpico en la misma prueba de Melbourne, Australia 1956, pertenecían al club de corredores Ranelagh Harries. El círculo deportivo se reunía todos los miércoles en el pub Dysart Arms de Londres, allí conversaban y discutían a cerca de entrenamientos, rutinas y eventos.

Muchos de ellos, se dieron cita ese año en el icónico maratón de New York, Estados Unidos, y traspasaron la experiencia vivida en la gran manzana a sus colegas, tras alegar que, en el certamen neoyorquino, tanto atletas de élite como aficionados se juntaban en aquel gran espectáculo.

Entusiasmados por la idea de emular la maratón de New York y realizarla en Londres, Disley y Brasher se dieron la tarea de fundar el evento británico, pues hasta ese momento las pruebas en Gran Bretaña eran limitadas y a través de los campos de la nación.

Puesto a ello, ambos amigos viajaron en el año 1979 a New York y participaron en la maratón de la ciudad “que no duerme”. El evento, tal y como lo habían contado algunos miembros del Ranelagh Harries, devino en todo una fiesta para los andarines citados. A raíz de ello, Brasher, quien ejercía de periodista en el diario The Observer, escribió un artículo llamado “La carrera más humana del mundo”, en el cual reflejó lo siguiente:

“Para creer esta historia, debes creer que la raza humana puede ser una familia llena de gozo, que trabaja unida, ríe junta, alcanzando lo imposible. El domingo pasado, una de las ciudades más golpeadas por problemas en el mundo, 11 532 hombres y mujeres de 40 países del mundo, asistidos por más de un millón de personas negras, blancas y amarillas, rieron, animaron y sufrieron durante el festival cultural más grande que el mundo haya visto. Me pregunto se Londres puede ser el anfitrión de semejante festival. Tenemos el circuito, un circuito magnífico… pero, ¿tenemos el corazón y la hospitalidad de darle la bienvenida al mundo?”.

Estas líneas, alentaron a más de un aficionado al running, entre ellos, el editor de The Observer, Donald Trelford, quien organizó en 1980 un almuerzo con el fin de que Brasher y Disley se reuniesen junto a la policía, la Asociación Amateur de Atletismo (AAA), el Patronato de Turismo de la ciudad y el Great London Council, organismos y personas claves en la creación de una maratón.

No obstante, a pesar de aprobar la idea, Horace Cutler, presidente del GLC, se opuso a gastar dinero alguno en la institución del evento. Ante la negativa de Cutler, Brasher y Disley viajaron a Boston y luego a New York y fijaron un presupuesto de 75 mil libras esterlinas, cifra muy superior a lo que se recaudaría; incluso hipotecaron sus viviendas y así costear los gastos, pero aún era insuficiente.

Sin embargo, meses después, la empresa Gillette se convirtió en el primer patrocinador oficial de la maratón londinense y se dispuso a costear el evento durante tres años. Finalmente, el 29 de marzo de 1981 se inauguró el circuito, diseñado por Disley en torno al río Támesis.

Primera Maratón de Londres, 29 de marzo de 1981. Foto: Marca
Primera Maratón de Londres, 29 de marzo de 1981. Foto: Marca

La British Broadcasting Corporation (BBC) transmitió en vivo desde la largada, donde más de 7 000 andarines pasaron frente a emblemáticos monumentos y construcciones de la capital británica. En esa primera edición, el estadounidense Dick Beardsley y el noruego Inge Simonsen, habían estado luchando durante 40 kilómetros, pero a falta de 1 km acordaron entrar juntos a la meta y compartir el lauro. La imagen de Simonsen y Beardsley llegando al listón, agarrados de la mano, se transformó en símbolo de la ruta británica.

Por las damas, la británica Joyce Smith, de 43 años, se llevó el título y es, hasta el momento, la fémina más longeva en obtener el primer lugar. El éxito no se hizo esperar, en 1982 se estudiaron más de 90 000 solicitudes, de las cuales se aceptaron 18 000.

Eliud Kipchoge conquistó en 2019 su cuarto título en la Maratón de Londres. Foto: Acicas Runners

Desde su constitución, la maratón de Londres ha albergado grandes momentos y a atletas memorables: la noruega Ingrid Kristiansen y el kenyano Eliud Kipchoge con sus cuatro títulos; la excelente carrera de entre el estadounidense Khalid Khannouchi (recordista mundial en ese momento), Haile Gbrselassie (Campeón Mundial en las Pistas) y el kenyano Paul Tergat (Campeón Mundial de campo a través), ganada por Khannouchi e implantando récord mundial de 2:05.38 horas; Paula Redcliffe, quien batió la plusmarca del orbe en su propio país natal en 2003; la kenyana Joyce Chepchumba, primera ganadora no europea del certamen, en 1997, entre muchas más.

Otras historias, de tal magnitud como las anteriores, pasan desapercibidas para la mayoría, como el caso de los británicos Fauja Singh, quien entró a la meta con 93 años en 1993 cronometrando 6:07.00 horas, y Jenny Wood-Allen que, en 2002, a la edad de 90 años, finalizó los 42, 195 kilómetros en 11 horas y 34 minutos, a pesar de tener heridas en su cabeza a raíz de una caída en su entrenamiento. Ambos son las personas de mayor edad en cruzar la línea de meta.

Lo recaudado en este festival mundial es donado como caridad a diferentes organizaciones, incentivar la práctica del deporte, así como mejorar las instalaciones atléticas del país.

Sería interminable la lista de sucesos y figuras del atletismo universal reunidos en Londres. Se preguntaba Brasher si esta ciudad tendría el corazón para recibir el mundo. Hoy, a más de 40 años de la germinación de un pensamiento entre rondas de cervezas del Dysart Arms, la cita capitalina es ejemplo mundial del maratón y de todos los valores representados en la práctica del deporte. Sin dudas, la próxima vez que hablemos del evento, lo haremos con otra perspectiva, más humana.

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.