Cargando

NBA: El camino a la final, Heat con honor y Lakers con autoridad

30 septiembre, 2020 | Julio César Valdera

Miami Heat y L.A. Lakers construyeron su arribo a la etapa definitiva de maneras diferentes, aunque ambas con igual contundencia. A horas del inicio de la gran final, les recordamos cómo llegaron esta instancia

Lakers vs Heat en la gran final de la NBA
Lakers vs Heat en la gran final de la NBA Foto: Score Magazine

La cenicienta hecha Reina
Como ya se dijo en esta página, el equipo Miami Heat está firmando una actuación de tintes históricos. No es que los floridanos sean exactamente ajenos a las discusiones de campeonato, pues esta será su sexta final (quinta en los últimos diez años). Sin embargo, a inicios de la actual temporada, no se preveía que el conjunto honrara esa estabilidad. Parón por la pandemia aparte, el Heat se clasificó a los play-offs en un no tan despreciable quinto lugar, ratificándose en ese momento el pronóstico de que eventualmente quedarían en el camino, dada la entidad de sus rivales. Pero el azar metió su mano y cambió la orientación de la balanza: los Pacers perdieron a Domantas Sabonis, impedido de jugar por lesión, mientras Victor Oladipo actuaría con sus capacidades combativas disminuidas, por lo que los del Estado del Sol pasaron a acaparar los focos de atención.

Y no defraudaron a sus parciales. Machacaron virtualmente a sus rivales (113 – 101; 109 – 100; 124 – 115 y 99 – 87) en un 4 – 0 que muy pocos vieron venir. La cuarteta estelar de Jimmy Buttler, Tyler Herro, Bam Adebayo y Goran Dragic cumplió su cometido sobre la cancha, y desde el primer día enseñó lo que preparaban para el resto del play-off.

Superado el escollo de Indiana, correspondió al Heat enfrentarse a los poderosos Bucks de Milwaukee, vencedores 4 – 1 de Orlando Magic. En este panorama, el favoritismo sí fue francamente para los Ciervos, baste decir que habían aventajado por 12 partidos a los floridanos en la etapa regular, y habían tenido una actuación meritoria en la primera etapa del play-off. Sin embargo, Miami no se deslumbró con los destellos del MVP Giannis Antetokounmpo y compañía, y se enfocó en encontrar el juego que los llevara a la victoria.
¡Vaya si lo hicieron! Con un juego total, basado en la apreciación de las circunstancias y cambiando en consecuencia los enfoques de actuación, el Heat llegó a ganarle tres en línea al favorito, completando unos asombrosos 7 y 0 hasta ese momento. Súmele que en esta etapa, Miami empezó a firmar actuaciones legendarias, como la victoria en el juego 2 (116 – 114) rescatado sobre la bocina; o la del quinto y a la postre definitivo, donde los floridanos estaban 12 abajo en el último cuarto y lograron sacarlo del congelador con 17 puntos en el parcial para su estrella Buttler, y 40 para el equipo, marca de por vida para la franquicia en postemporada.

Los partidos rocosos, sufridos, pero a la postre ganados, no habían hecho más que comenzar para el Heat. En la final de Conferencia los Boston Celtics, también favoritos por historia y actualidad, les fueron con todo lo que Tatum, Hayward, Walker y compañía tenían en su arsenal. No obstante, tal fue la efectividad del juego total de los del Estado del Sol, tanta la eficiencia de sus elementos fundamentales a la hora de pisar el acelerador, que a falta del sexto y a la postre decisivo juego, el conjunto bostoniano había estado delante en el 75 % de los minutos del duelo particular; y aun así lo perdía 3 – 2.

La clasificación de Miami a la final demostró que, sorpresa o no, sus opciones al título son tan reales como las de cualquiera. Su principal mérito, las decisiones tácticas correctas en el momento justo y la efectividad de sus hombres claves, deben continuar marcando su camino frente a su próximo rival que, una vez más, le roba el favoritismo: Los Angeles Lakers.

Favoritos de punta a punta
Los californianos tuvieron una andadura bastante diferente. Viniendo de una etapa de diez años sin ganar un título, favoritos pre competencia, vencedores de la Conferencia Oeste con más de 50 victorias, titulares de la codiciada ficha del rey LeBron, sus golpes de autoridad estaban previstos y no se hicieron esperar. Perdieron el primer juego ante los Portland Trail Blazers, pero hasta ahí llegaron sus sustos en una etapa que solventaron 4 -1. Cuando parecía que tendrían que sudar un poco más en las seminifinales del salvaje oeste ante el Houston Rockets de James Harden, resultó una copia al calco de la etapa anterior.

Lakers perdió el primer juego para ganar después cuatro al hilo, con uno que otro sobresalto, pero nada que hiciera temblar los cimientos de la casa angelina. La final de Conferencia frente a Denver Nuggets reservó bonitos partidos en los que los de Colorado supieron encarar dignamente a unos Lakers que nunca vieron peligrar su clasificación, más allá de este o aquel momento algo tenso, en los que siempre los activos del conjunto californianos supieron poner el extra.

Lo más interesante de los Lakers ha sido ver a LeBron James en su décimo cuarta postemporada, engrandeciendo su hito en el baloncesto mundial. James acaba de acceder a su décima final, logrando, de paso, convertirse en el jugador más ganador en postemporada. También amplió su ventaja como máximo anotador en esta instancia (con unos 1200 puntos sobre un tal Michael Jordan, ocupante del segundo lugar); y ocupó lugares de avanzada entre los históricos en juegos jugados (3º), asistencias (3º), rebotes (6º), robos (1º), triples (2º), tiros de campo y tiros libres (1º en ambos departamentos), valores todos para play-off.

James firmó triples dobles de más de 30 puntos cada uno en los dos últimos partidos de la final de Conferencia, dejando la duela caliente para este miércoles. Su estelar asociado, Anthony Davis, ha registrado una de las mejores etapas de su carrera y ha sido un excelente contrapunto para James. Davis, quien tuvo palabras elogiosas para Miami Heat, estará debutando en finales de campeonato.

A estas alturas, el favoritismo de los Lakers se pone seriamente en dudas, dado que sus rivales, alguna vez llamados “cenicientas del play-off”, han dejado pequeño el calificativo de Matagigantes. Sin pronosticar vencedor / vencido, este columnista aprecia que la final seguirá el curso que siga el desempeño de LeBron James. De su brillo dependerán los angelinos, y de anularlo, los floridanos.

Nosotros

¿Qué hacemos?

Abordamos los más diversos temas deportivos, sin distinción de disciplinas ni público. Nuestra meta es complacer a todos los amantes de la actividad física.

¿Cómo contactarnos?
Mediante nuestro correo o nuestras redes sociales, haznos saber tus opiniones y preferencias. Es importante para nosotros hacerte llegar una publicación justo a tu medida.